descarga la revista Espacio ArmasPowered by Rock Convert

 


El sector de la seguridad después de la pandemia ¿Qué pasará en el período posterior a la pandemia? ¿Cuáles serán las respuestas del sector de la seguridad a las amenazas que surgirán después de la crisis de salud?

Giovanni Piero Spinelli.Ex paracaidista de la fuerza de élite de la Brigada “Folgore” del ejército italiano, adquirió ese entrenamiento especializado típico de las fuerzas especiales, con respecto a las operaciones de intervención rápida con poca antelación para enfrentar amenazas repentinas y crecientes, hasta escenarios clásicos de alta intensidad o la llamada “guerra de espectro completo”, una combinación de acciones ofensivas, defensivas y de estabilización. Gianpiero Spinelli fue durante años uno de los precursores de la subcontratación de defensa para el mundo militar y de contratistas de seguridad en Italia. Hoy ofrece asesoramiento en el sector de la seguridad privada.

 

 

 

Sector seguridad y pandemia. ¿Qué ocurrirá en el período posterior a la pandemia?

 

Las amenazas a la salud son amenazas a la seguridad y viceversa

 

 

Hay muchas preguntas sobre lo que ocurrirá en el período posterior a la pandemia y cómo la recesión, el alto de la economía mundial y la contracción del crecimiento podrían de alguna manera desencadenar importantes crisis relacionadas con la seguridad en los países más afectados por el virus.

Las amenazas a la salud son amenazas a la seguridad y viceversa; por lo tanto, deben abordarse conjuntamente, tanto durante la emergencia de salud como, especialmente, posteriormente, en virtud del hecho de que la emergencia no se limita solo al momento de conflicto sino también  post conflicto.

La participación del sector de la seguridad en las crisis de salud y en las respuestas a emergencias es ahora una constante que ve a varios actores en el campo, tanto de las instituciones como del mundo privado, operando tanto interna como externamente, claramente con diferentes responsabilidades, con una extensión operacional tanto regional como internacionalmente. Las consecuencias de cualquier cosa siempre son muy inciertas y está claro que crea miedos y miedos, ciertamente justificados, pero muchas veces construidos y diseñados.

 

Podrían surgir situaciones de muy alta contingencia dentro de un sistema con geometría variable

 

Analizando específicamente la post pandemia, no podemos dejar de pensar en el hecho de que podrían surgir situaciones de muy alta contingencia dentro de un sistema con geometría variable, principalmente debido al desmoronamiento de viejas alianzas o al debilitamiento y al nacimiento de nuevas realidades, que actualmente son indefinidas y que de alguna manera afectará la seguridad de los estados y especialmente de la sociedad.

Pero aún más sorprendente será la brecha entre la sociedad y las instituciones, esto debido y acentuado por el malestar social, exacerbado tanto por las desigualdades territoriales como entre los ciudadanos, con la mayor erosión de la clase media y la divergencia más severa entre ricos y pobres.

Claramente, no entraré en lo que podrían ser posibles desviaciones autoritarias, aún no definidas, pero ciertamente una comparación incluso importante entre la sociedad y el estado es un evento definible y potencialmente definido.

No es fácil definir esta asimetría altamente articulada que ha atrapado la vida de la sociedad mundial en un horizonte temporal muy comprimido y de duración muy indefinida, además del precepto de algunos derechos básicos del ciudadano, como la segregación social o incluso el derecho de protesta, mixto con la falta de necesidades básicas que podrían desencadenar reacciones violentas que podrían extenderse hasta el nivel de retención insurreccional.

No se puede subestimar que están ocurriendo precedentes peligrosos, lo que podría crear un sistema con desviaciones autoritarias, esto no en referencia a un país en particular o un área geográfica en particular, sino a un nivel interregional.

No se excluye que pueda haber una especie de liquidación de alguna figura democrática, a través de una especie de suspensión fantasma de los derechos constitucionales que de alguna manera están justificados.

Esto crearía un aumento en la escalada y el conflicto dentro del tejido social que de alguna manera impondría un estado de emergencia, a través de reglas que no son descaradas sino justificadas por la emergencia social.

Sin embargo, está muy claro cuál sería el impacto de una atenuación de las garantías institucionales, prolongado con el tiempo: claramente las poblaciones no permanecerían impasibles.

Powered by Rock Convert

 

ACTIVIDADES DE ENTIDADES DE INTELIGENCIA EXTRANJERA (FIE – FOREIGN INTELLIGENCE ENTITIES)

 

En el debate dentro de la Comunidad Internacional de Inteligencia, actualmente se hacen preguntas sobre las posibilidades de las actividades de inteligencia especulativa dentro del evento catastrófico (me refiero a la pandemia) por parte de las FIE (Entidades de Inteligencia Extranjera), precisamente para crear nuevas estructuras y alianzas y desmoronar las antiguas, con el objetivo de adquirir diversas ventajas y aprovechar la oportunidad absolutamente no formalizada, tanto en términos de duración como de modalidad.

Claramente, la actividad de desinformación y manipulación podría ser ampliamente utilizada también hacia la sociedad, que podría no ser consciente, activada por el termómetro de la crisis económica, para apoyar o derrocar a este o aquel gobierno o partido político, dependiendo del nivel de conveniencia y pura oportunidad política.

Ya hemos dicho que en esta situación particular posterior a la pandemia, el tema en cuestión, es decir, la FIE, no tiene propósitos limitados, pero podría haber un aumento en las superficies de fricción, a fin de crear las condiciones necesarias para favorecer el apoyo de sus países. de un aliado que a su vez sería el enemigo endógeno de la sociedad comprometida.

 

LA CRIMINALIDAD ORGANIZADA

 

 

Las grandes organizaciones criminales, tanto regionales como transnacionales, estarán directamente involucradas en las actividades desmoronadas de la estructura de estabilidad social. Las actividades de apoyo y asistencia de la sociedad, y especialmente de las clases más pobres, se convertirían en una operación para atraer consenso, creando una coordinación multidimensional destinada a coordinar cualquier tipo de acción antisistema, con principios que de alguna manera se refieren a conceptos cooperativos civiles y militares, con modelos comparables y en algunos aspectos adheridos a los conceptos de guerra revolucionaria. Claramente, la creación de focos de poblaciones armadas se volvería inevitable, con una gradación que de alguna manera correspondería cada vez más a una realidad exasperada, desorientada y lista para socavar cualquier consenso hacia el gobierno central.

Esta actividad empujaría al estado a negociar con el crimen para evitar actividades subversivas y rebeliones. Esto ya está en marcha.

 

TERRORISMO

 

El terrorismo podría ser un actor muy activo tanto en la pandemia como en los períodos posteriores a la pandemia. Es importante recordar que en este período el riesgo de contagio ha obligado a muchos países a desmovilizarse y reducir los contingentes militares de áreas altamente sensibles, que en muy poco tiempo podrían volver a manos de grandes organizaciones terroristas.

El terrorismo podría convertirse en un actor decisivo, porque como siempre se convertiría en un vector de gran desinformación, a las tareas y responsabilidades que se atribuirían de la manera más inequívoca posible, también de actividades y ataques en los que las organizaciones terroristas no estarían directamente involucradas.

Podría ser un gran elemento de lucha que se desarrollaría indiferentemente en todos los niveles y de manera multifacética, aprovechando las peculiaridades importantes, incluso con la complicidad de la crisis económica, que induciría a los gobiernos a encontrar soluciones e implementar el estado de excepción, justificado de una especie de forma de gestión de crisis. Formalmente, el terrorismo en todas sus facetas podría estar, sin saberlo, bajo una posible subordinación de tipo pretoriano, por aquellos que lo usarían para sus propios fines de control social.

 

LAS EMPRESAS PRIVADAS MILITARES Y DE SEGURIDAD (PMS’C)

 

 

Dentro de un escenario en el que las características de globalidad asimétrica e inestabilidad, no solo económicas sino sobre todo sociales, determinan aquellas condiciones en las que hay un aumento en los riesgos antropogénicos, al menos desde un punto de vista sustancial, estos actores privados o para gubernamentales se convertirán en actores importantes, no solo para la defensa del negocio sino para muchos intereses estratégicos no solo regionales sino transnacionales, paradójicamente logrando cubrir esas brechas institucionales, especialmente creadas o no. Ciertamente habrá una interoperabilidad con respecto a los roles de control contra las diversas amenazas no solo de tipo antrópico sino también natural. Por otro lado, es absolutamente ilusorio pensar que solo los gobiernos podrán controlar situaciones degenerativas en las que los riesgos y las amenazas podrían aparecer como un remolino capaz de absorber varias áreas de la vida social, gravemente comprometidas por la crisis altamente económica. omnipresente.

En estas condiciones, el PMS’C adquirirá más espacio, garantizando el compromiso correcto para la seguridad de los diferentes sectores de producción, con un aumento de aproximadamente el 35%.

Otros artículos sobre seguridad ciudadana y legítima defensa

Perú, El derecho a la violencia reactiva o preventiva

Autor: Giampiero Spinelli 

STAM Strategic & Partners Group ltd

Redacción Espacio Armas

Powered by Rock Convert

error: Contenido con derechos de autor.
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Obtener más información aquí    Más información
Privacidad
Certificados SSL Italia